Cefihgu
Centro de la Fotografía y la Imagen Histórica de Guadalajara

Democratización del retrato. Relieve y Color

democratizacionPatentada por el francés André Adolphe Eugéne Disdéri en 1854, la carte de visite o tarjeta de visita es una copia en papel (normalemente a la albúmina) sacada de un negativo de colodión. La imagen, en formato de 58 x 94 mm, va pegada en un cartón de aproximadamente 63 x 102mm. Las fotografías se tomaban con cámaras especiales de cuatro, seis y hasta ocho objetivos para obtener idéntica cantidad de vistas en una sola placa. El sistema abarató mucho el retrato y fue empleado masivamente en Europa a lo largo de la década de 1860.

Una fotografía esteroscópica es una imágene producida por una cámara equipada con dos objetivos situados entre sí a una distancia similar a la que separa los ojos (unos 7 centimetros): el método se basa, por tanto, en la visión binocular humana. Contempladas las dos imágenes con el visor adecuado, el observador percibe una sola imagen en tres dimensiones. En la Exposición Universal de 1851 ya se mostraron daguerrotipos estereoscópicos tomados por Jules Duboscq, y poco después los positivos esteroscópicos en papel se montaban sobre cartones y se vendían a precios muy económicos. La afición a la esteroscopia no decayó hasta bien entrado el siglo XX.

El autocromo, inventado por Auguste y Louis Lumiére y presentado por ellos mismos en 1904 en la Academia de las Ciencias de París, fue el primer procedimiento de fotografía en color que gozó de verdadera difusión a partir de su comercialización en 1907. La placa de vidrio se recubría de una emulsión compuesta por granos de almidón (fécula de patata) teñidos en tricomía, mosaico que filtraba la luz antes de que afectase la capa argéntea. El uso del autocromo se prolongó hasta la década de 1930, siendo reemplazado entonces por los más perfectos sistemas de síntesis sustractiva tales como el Kodacolor y el Agfacolor.

Integran los fondos del Museo decenas de cartes de visite, numerosas vistas esteroscópicas sobre crisal e incluso algunos autocromos, pero también figuran muchas piezas antiguas que responden a otras tipologías.